Qué hacer ante un golpe de calor

Estamos en uno de los momentos más calurosos del año y todos hemos oído hablar de los temibles golpes de calor pero, ¿sabes qué es en realidad un golpe de calor? ¿cómo sabrás que alguien está sufriendo un golpe de calor? Y lo más importante de todo: ¿qué debes hacer para ayudar si te encuentras en la situación de estar cerca de alguien que lo sufre? En el post de hoy en Climatel Madrid vamos a contártelo todo sobre los golpes de calor para que estés preparado ante esta situación.   Lo primero que debemos hacer es prevenir que no nos de un golpe de calor. Para ello una buena hidratación es fundamental, así como usar ropas adecuadas, caminar por la sombra, una alimentación adecuada y evitar estar en la calle en las horas de más calor. Si embargo, y a pesar de que sigamos todas estas indicaciones lo cierto es que no estamos exentos de sufrir esta situación o bien de presenciar que le ocurra a alguien más y es fundamental saber cómo actuar.  

Síntomas de un golpe de calor

  Es fundamental saber reconocer los síntomas para poder actuar a tiempo en caso de insolación u ola de calor. En la fase inicial los síntomas más habituales son el dolor de cabeza, los mareos, las náuseas e incluso pueden presentarse vómitos. En la siguiente etapa puede haber también calambres, aunque lo más característico es la rápida elevación de la temperatura corporal que puede provocar convulsiones, alteración de la conciencia o desorientación. Es fundamental actuar rápidamente ya que una tercera etapa puede incluso llevar a un colapso general de todo el organismo.  

Qué hacer ante una insolación

En el momento en el que se sospecha que nosotros u otra persona estamos sufriendo un golpe de calor es importante acudir a un servicio médico o al socorrista si estamos en la playa o en la piscina. En caso de que no sea posible estos son los pasos a seguir:  
  • Llevar a la persona afectada a un lugar con sombra.
  • Colocarla en posición semisentada, con la cabeza levantada para favorecer la respiración y que pueda entrar aire.
  • Debemos intentar reducir la temperatura corporal. Para ello puede ser de utilidad quitarle algo de ropa, darle aire y utilizar compresas de agua fría en la frente, la nuca, el cuello si fuese posible.
  • Debemos darle a beber agua fresca, que le ayudará a hidratarse y a bajar la temperatura, pero es muy importante hacerlo a pequeños sorbos.
  • Una vez nos sea posible o la persona se encuentre mejor es imprescindible que sea revisada por el servicio médico.
En caso de pérdida del conocimiento, hay que proceder a tumbar a la persona con las piernas flexionadas y llamar inmediatamente a urgencias.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *