La Bomba de calor del Aire Acondicionado

    En el campo del aire acondicionado se conoce como “aire acondicionado de ciclo inverso” a aquel capaz de realizar el ciclo de refrigeración de forma inversa, generando calor en vez de frío. De esta manera, los equipos de aire acondicionado con bomba de calor son capaces de enfriar nuestra casa en verano y mantenerla caliente en invierno. Además de la comodidad que implica este sistema cabe destacar que el generar calor con la bomba de calor del aire acondicionado es más eficiente que los sistemas que usan resistencias eléctricas como los calefactores eléctricos.   Pero, ¿cómo se invierte el ciclo del aparato de aire acondicionado? Pues bien, explicado con detalle el proceso consiste en una inversión del ciclo de refrigeración que entra en funcionamiento cuando el aire acondicionado produce frío. Es como si diésemos la vuelta al aparato y cambiásemos su disposición, ya que el evaporador o unidad interior hará la función del condensador o unidad exterior, siendo el que proporcione aire caliente, mientras que la unidad exterior hace las veces de evaporador.   Tradicionalmente se ha considerado que las bombas de calor solo eran adecuadas para climas que no tenían temperaturas exteriores demasiado frías. Sin embargo esto no es completamente cierto. En la actualidad se han desarrollado bombas de calor que mantienen su rendimiento incluso a temperaturas extremas de entre -7 °C y -15 °C, proporcionando la capacidad de calefacción suficiente para climatizar nuestro hogar sin necesidad de refuerzo de una caldera externa.   Otros de los inconvenientes que se han asociado con el uso de bombas de calor es que resultan contaminantes y que consumen mucho. Lo cierto es que las bombas de calor actuales mejoran el rendimiento frente a las más antiguas, llegando a rebajar el consumo hasta en un 40%. En cuanto a la contaminación los modelos más nuevos utilizan el gas R32, un refrigerante más  respetuoso con el medio ambiente. Con el uso de este gas se reducen significativamente las emisiones de CO2, uno de los grandes inconvenientes medioambientales.   Por último el uso de una bomba de calor puede ayudar también a mejorar la calidad del aire de tu hogar. Existen modelos especialmente fabricados para limpiar el aire. Por lo tanto son muy adecuados para aquellas personas que sufren de asma o alergias. Respirarás un aire más limpio gracias a la funcionalidad para eliminar micro partículas tales como polvo, bacterias o virus.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *