MANTENIMIENTO AIRE ACONDICIONADO POR CONDUCTOS

Algunas recomendaciones para el mantenimiento aire acondicionado por conductos

El aire acondicionado por conductos es un sistema que distribuye el aire para que circule por una red de conductos. Estos conductos están colocados en el techo falso o cielo raso de la vivienda o local; de esta manera, la instalación queda totalmente oculta. Normalmente, se suele regular mediante un termostato conectado a una rejilla que es la que permite la entrada y salida del flujo de aire. En el mercado se puede encontrar un aire acondicionado barato con muy buena calidad y sin necesidad de obras escandalosas.

Mantenimiento y limpieza

Para el mantenimiento aire acondicionado por conductos es absolutamente necesaria la limpieza de un aire acondicionado por conductos ya que con el paso del tiempo acumulan polvo, bacterias y otros gérmenes que pueden ser nocivos para la salud. Otra de las ventajas del mantenimiento aire acondicionado en perfectas condiciones, es el ahorro energético, ya que la unidad de aire necesitará menos potencia para que el aire se mueva y eso se traducirá en un importante ahorro para el usuario.

Para limpiar los filtros habrá que acceder desde el falso techo. Los sacamos y limpiamos con un pincel suave. Los podemos frotar suavemente con agua jabonosa. Si los filtros no son lavables habrá que  sustituirlos por unos nuevos.

El mantenimiento de la unidad exterior es esencial para impedir que se obstruya; su limpieza es sencilla: pasamos un cepillo o una aspiradora con mucho cuidado para eliminar todo lo que pueda entorpecer el buen funcionamiento del aire acondicionado.

Es recomendable la limpieza regular de las rejillas de entrada y salida de aire. Es fácil, simplemente se desmontan, se les quita el polvo y se sumergen en un balde o en la bañera y se limpian con agua y un jabón neutro. Antes se pueden rociar con un pulverizador que contenga una mezcla de agua y vinagre blanco.

Para limpiar las entradas donde se ubican las rejillas, lo recomendable es utilizar una aspiradora para retirar el polvo y las pelusas, seguidamente pasar un trapo con agua tibia y detergente, si hubiera moho, eliminarlo con un vaporizador especial para eliminarlo. Dejar secar y volver a colocar la rejilla.

Si lo que queremos es el mantenimiento de aire acondicionado a fondo la mejor opción es ponerse en contacto con un técnico especialista en aire acondicionado.

Recomendaciones para un buen uso del aire acondicionado

La temperatura ideal oscila entre los 24 ºC y los 26. ºC. No es saludable que en el exterior la diferencia térmica sea superior a 12 ºC.

Es importante comprobar que no existan pérdidas de energía en puertas y ventanas que dan al exterior, es decir, la vivienda debe estar aislada térmicamente. En pleno verano se aconseja utilizar persianas, toldos, cortinas, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *